Diferencias entre imanes de neodimio y ferrita

Diferencias entre imanes de neodimio y ferrita

¿Recuerdas cuando eras pequeño y tus padres pegaban fotografías en la nevera o en algún objeto metálico?, ¿Cómo hacían para sostener allí? Pues simplemente con un imán.

¿Qué es un imán de neodimio?

Los imanes son unos pequeños objetos que hace que se adhieran a muchas superficies  dentro de la casa. Han sido muy útiles durante todos estos años, puesto que podemos pegar miles de cosas en tan sólo un segundo y duran muchísimo tiempo.

En este artículo hablaremos acerca de las diferencia entre los imanes de neodimio y ferrita, sabrás bien cómo distinguirlos y verás las características de cada uno.

Tiene este nombre puesto que se realiza con este material además del metal y el hierro. Para llegar a fabricarse pasa por un proceso brutal donde se unen todos los componentes y se derriten de manera conjunta.

¿Qué es un imán de neodimio?

Es aquí donde se logra magnetizar gracias a todo el proceso mecánico y químico, ya que muy pocos objetos llegan a soportar este proceso.

Los especialistas señalan que se trata del imán más poderoso del mercado. No existe ninguna manera de quitarle su magnetización, razón por lo que es muy buscado en todas las tiendas del mundo.

¿En qué consiste el imán ferrita?

A diferencia del de neodimio, este imán está desarrollado con ferrita, de ahí su nombre. Todos ellos se prensan y se unen hasta crear el producto que vemos actualmente en el mercado.

Posee una magnetización bastante sencilla y se adhiere a varias superficies, siendo muy complejo de desmagnetizar, sin embargo, es posible.

Debido a que tiene unas propiedades de menor calibre, es mucho más barato que por ejemplo el imán de neodimio. Sin embargo sirve para sostener muchos objetos sin problema, así que puede cumplir su función.

Elementos a tener en cuenta cuando compramos un imán

Muchas personas viendo las descripciones anteriores inmediatamente se decantarán por una u otra opción. Sin embargo, hay que evaluar algo que es mucho más relevante y se aplica para la adquisición de cualquier producto.

Hablamos de nuestras propias necesidades, siempre que tengamos que adquirir algún objeto debemos saber qué es lo que necesitamos y cuál es nuestro problema para poder resolverlo.

En el mercado de los imanes no todos sirven para la misma función.  Hay imanes como el de ferrita que aguanta temperaturas muy altas, así que es perfecto para espacios exteriores o neveras, ya que no le pasará absolutamente nada.

Elementos a tener en cuenta cuando compramos un imán

Mientras tanto hay otros modelos que se adaptan a unas superficies en particular, limitando su uso pero siendo extremadamente eficaces en esos espacios, resolviendo el problema al cliente.

El neodimio se adapta perfectamente cuando necesitas sujetar algo muy preciso y concreto, ya que posee una forma que se combina con cualquier otro elemento, pasando totalmente desapercibido.

Diferencias entre ambos imanes

A continuación te vamos a proporcionar las diferencias más notorias entre ambos para que elijas el ideal para ti:

Precio

Uno de las variables fundamentales a la hora de comprar algo es el precio, ya que en este sentido existe una gran diferencia entre ambos.

A pesar de que poseen funciones distintas, el de ferrita es mucho más barato que el de neodimio. Lo más importante es que su precio suele ser más estable debido a que los materiales con los cuales se elabora no fluctúan durante el año.

Para una persona que no le importe mucho la estética y lo exponga a superficies de temperatura muy alta, seguramente eligirá el de ferrita.

Temperatura

Un factor fundamental es la cantidad de calor que pueden soportar, ya que sin duda alguna es un elemento clave para decidir la compra de uno u otro. Los de ferrita soportan mucho grados bajo cero y pueden llegar hasta los 250°, una auténtica locura.

Mientras tanto el neodimio cuando llega a los 80° pierde algo de capacidad para magnetizar.

Fragilidad

Los de neodimio tienen muchas características, sin embargo son demasiado frágiles y la mayoría se rompen muy fácilmente. En cambio, los de ferrita son resistentes a los estímulos exteriores, ya que pueden aguantar muchos golpes sin ningún inconveniente.

Durabilidad

Un punto a favor de los imanes de neodimio es la durabilidad en el tiempo. Ambos modelos pueden tener su magnetización durante muchos años sin problemas, sin embargo, se ha demostrado que los de ferrita la pierden mucho antes.

Esto hay que tenerlo en cuenta a la hora de decantarse por uno u otro.

Diseño

Por último tenemos algo que no se puede dejar de lado y es su estética. Los de ferrita son de color gris, por lo que suele ser difícil combinarlo con un adorno, siendo esto una gran desventaja. Los de neodimio sin embargo tienen una forma más pequeña y se adaptan perfectamente, de esta manera llegan a ser imperceptibles.

Ambos imanes son muy eficaces y nos resuelven problemas reales. La clave está en elegir el más adecuado y el que mejor se adapte a tus necesidades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *